Loading...
5 razones por las cuales no estás logrando tus objetivos de negocio

5 razones por las cuales no estás logrando tus objetivos de negocio

by admin, 10 Julio, 2017

Cuando esa vocecita en tu cabeza te grite: “renuncia”, recuérdate a ti mismo porque empezaste tu negocio.

Cada día de año nuevo, tu ingresas a Facebook y ves al menos una persona que se queja de que el gimnasio está muy lleno, el comentario finaliza con la frase: “en unos pocos meses, esas personas se habrán ido”. Las resoluciones de año nuevo no llegan a buen término porque las personas no siguen con dichos propósitos. El porcentaje de deserción es mucho mayor, entre los emprendedores que fijan sus objetivos de negocio al iniciar el año.

Llámalo como quieras, pero seguir las metas que te has propuesto para hacer crecer tu negocio es trabajo duro, la realidad es que demasiados empresarios que están leyendo esto, se darán por vencidos después de unos meses, y después de lidiar con contratiempos. Hay muchas razones por las que no seguimos con nuestros objetivos de negocio y no creo que sea un misterio.

Hay algunos empresarios leyendo este artículo que se enfrentan a circunstancias que están fuera de su control. Hay algunos que se enfrentarán a situaciones que son desgarradoras y su único enfoque será la supervivencia. Hay, sin embargo, demasiados empresarios que pueden y deben perseguir el siguiente nivel en su negocio y lograr objetivos audaces. Aquí hay cinco razones honestas, por las que no permanecemos fieles a nuestros objetivos de negocio, y que tenemos que conquistar para tener uno de los mejores años en nuestro negocio.

  1. Es más fácil soñar que sacrificarse

Había una película popular con el lema, “Deja de soñar, empieza a vivir.” Estamos atrapados en la idea romántica de nuestros objetivos, nos perdemos en las posibilidades y pasamos días y semanas soñando sin hacer nada para realmente hacer realidad esos sueños.  Es un trabajo duro hacer crecer cualquier negocio, es difícil mantenerse enfocado a través de todos los altibajos y fracasos que vienen cuando las cosas no funcionan como estaba planeado. 

Hacer cambios requiere sacrificio, lograr grandes metas empresariales requiere sacrificio. Puede que tengas que renunciar a hacer cosas que disfrutas, como mirar televisión, para darle tiempo para trabajar en sus metas, puedes tener que renunciar a la comida que sabe tan bueno por una más saludable para tener más energía. Puede que tengas que decir adiós al tiempo extra que normalmente le darías a tus amigos y utilizar ese tiempo para hacer crecer tu negocio, el sacrificio no tiene que ser para siempre, sólo hasta que alcances tus metas.

2. Las creencias autolimitantes

Hay cosas que cada uno de nosotros se dice a si mismo, cosas que nos detiene, nos ocupamos de los sentimientos y pensamientos de experiencias pasadas que nos impiden incluso llegar al lugar de querer hacer cambios y lograr nuestros objetivos.

Nos decimos a nosotros mismos que no somos lo suficientemente inteligentes, lo suficientemente afortunados, suficientemente fuertes, lo suficientemente guapos o que no tenemos lo que se necesita para aceptar el éxito en nuestra vida. Son mentiras! Tú eres un empresario especial y único, eres el único como tú en este mundo. Tú no puedes ser como otro empresario que admiras, pero eso no significa que no puedes hacer todo lo que quieres hacer en su negocio, tú mereces el éxito. Te mereces vivir la vida que quieres vivir.

3. El miedo al fracaso y la reacción de los demás

Tenemos miedo de fracasar, pero más que eso, tenemos miedo de quedar mal. Estamos aterrorizados de que otros piensen en nosotros como fracasos más que realmente al fracaso en sí, el fracaso es una parte de un negocio y a veces necesitamos fracasar, porque se convierte en un aprendizaje necesario para el éxito. El fracaso no debe ser un evento final, debe ser una oportunidad para aprender y crecer. Al final, ¿a quién le importa lo que la gente piensa? Su opinión no es importante en el gran esquema de las cosas y no pondrá más dinero en su bolsillo.

4. Sin investigación y sin plan

Si vas a tener éxito con tus metas principales, necesitas tener un plan. Quejarse sólo funciona en las películas e Internet y la tecnología nos da la capacidad de averiguar cuáles deben ser nuestros pasos. No tener un plan aumentará tus posibilidades de fracasar y renunciar, no investigar debidamente el mercado te tendrá confundido y frustrado, debes crear un plan basado en la investigación de tu cliente, y comenzar a tomar medidas en ese plan.

5. Olvidar porque iniciaste tu negocio

Nos sentimos frustrados con cuánto tiempo se tarda en ver el progreso y luego nos distraemos, durante los tiempos en que todo dentro de ti grita, “renuncia”, algo más profundo en su lugar, deberías recordarte por qué empezaste tu negocio. La vida es corta y sólo tenemos una vida para vivir. Antes de que lo sepas, llegarás al final de tu vida o estarás lleno de arrepentimiento. Es un camino más duro, pero una vez que alcanzas tus metas, valdrá la pena la lucha que has aguantado. Siempre mantén tu mente centrada en el por qué detrás de tu negocio. Esto no es sólo sobre el dinero o la fama, hay algo más profundo que te está conduciendo.

Espero que no haysa renunciado a los objetivos que has establecido para ti  y para el crecimiento de tu negocio. No vas a caer en el éxito por arte de magia. Tomará más tiempo del que deseas para alcanzar ese punto de inflexión, pero estás haciendo esto por una razón. Tus metas son importantes y cómo va a crecer un negocio que conduce a una vida de libertad. No pierdas el foco. Si lo haces, utiliza este artículo como una llamada de atención y vuelva a la pista.

Fuente: entrepreneur.com

No Comments


Leave a Reply

Your email address will not be published Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

B-Digital

Zigma Group